El arte en tiempo de pandemia, Por Carlos Trujillo

Publicado originalmente en El Insular

1. Describe brevemente lo que es y ha sido tu trabajo como poeta.

 

Empecé a escribir desde niña, pero en la década de los ochenta decidí que la literatura sería mi territorio de trabajo & vida. Hasta hoy he publicado doce libros de poesía, he trabajado con estudiantes y participado de la actividad cultural del sur de Chile. Me enorgullece participar del colectivo de los Abandónicos o Pueblos Abandonados y de la Academia de la Lengua, en la propuesta renovadora que ha instalado Adriana Valdés con una fuerte atención hacia la palabra poética.

 

2. ¿Cómo te iniciaste en la escritura? Cuándo empezaste a tomarle el gusto?
En la escuela básica ya escribía. Desde entonces no paré. Pero antes de escribir, fue el encantamiento de la palabra. Creo que fueron fundamentales los relatos orales de los vecinos y familiares que escuché en mi infancia. Las historias contadas en conversaciones de adultos que mezclaban con entera libertad lo que entendemos por real y lo fantástico, se grabaron profundamente en mi imaginación. Luego vino el aprendizaje de poemas que recitaba en las procesiones religiosas o frente a los compañeros en la escuela, el ritmo, la sonoridad de las palabras, la evocación de mundos que no comprendía pero me seducían en tanto su misterio.

 

3. ¿De qué manera/s la pandemia ha afectado tu vida normal y tu trabajo creativo?
Ante todo, debo decir que vivo en un lugar privilegiado, cerca de Ancud rodeada de verde. Abrir los ojos y mirar por la ventana es un descanso y una fuente de esperanza. También es un privilegio el poder quedarme en la casa que es, al mismo tiempo, una recomendación de salud pública y una restricción dolorosa respecto de ver y tocar a la gente querida. Lo peor es no ver ni abrazar a los nietos. Por otro lado, el trabajo literario se ha visto beneficiado porque he tenido tiempo para leer, comentar con otros las lecturas y las percepciones de estos días.

 

4. Describe cómo son tus días en este tiempo de coronavirus. ¿Escribes, no escribes? ¿Lees, qué lees, a qué hora?

Elaboré un horario para ordenar el caos que se había instalado en el confinamiento. Con el tiempo disponible y la necesidad de comunicar, se han producido numerosas invitaciones a reuniones virtuales, proyectos de difusión, creación de grupos, lecturas poéticas en distintas plataformas tecnológicas. Una especie de sobre demanda que, de pronto, satura la capacidad de comprensión y sedimentación tan necesarias para cualquier apreciación artística. Es cierto, hay tiempo, pero también hay una enorme cantidad de información/ lecturas/ conciertos/ conversaciones. El ruido insoportable de la web. Para recuperar un poco de silencio y pausas largas, este horario ha sido efectivo.

Escribo un par de horas todos los días, no necesariamente poesía. La palabra volcada en la página ayuda a conducir procesos, tratar de entender.

Leo unas horas en las mañanas; un par más en la tarde y antes de dormir. Es la maravilla de levantarse temprano.

5. ¿Crees que cambiará algo el ambiente y el desarrollo de la actividad literaria en Chiloé cuando volvamos a la normalidad? ¿De qué manera?

Pienso que sí. Es casi imposible que una experiencia tan fuerte como la que estamos viviendo no tenga consecuencias en nuestra forma de enfrentar la vida. Pienso que van a cambiar las prioridades. Ya están volviendo algunas prácticas que creíamos perdidas, como el trueque. En lo propiamente literario, el “escenario” por llamarlo así se ha estado enriqueciendo con numerosos textos y lecturas que van remeciendo el río: se distinguen palabras profundas y voces que no se conocían mucho. Se recuperan algunas. En general, saldremos de estos días con la necesidad de contar con otros para vivir y, por supuesto, para escribir. Se está leyendo más, creo. Siento que eso podría

la necesidad de leer y comentar lecturas. En el peor de los casos, como decía una poeta amiga, este encierro va a potenciar lo que cada uno es: algunos serán más generosos, otros más creativos, otros habrán alimentado el odio. Las posibilidades son infinitas.

6. ¿Qué lecturas/autores/as has retomado? ¿Qué aconsejarías en estos días?
He releído poesía: la Antología de Poesía Religiosa (Arteche & Cánovas); Cantos de Ezra Pound; Hojas de Hierba de Whitman, un poco de De Rokha. He leído novela, cuento y ensayo; hay tanta maravilla. Aconsejo aventurarse en las voces de mujeres como Chimamanda Ngozi Adichie; Mariana Enríquez, Olga Tokarczuk; Alia Trabucco; Leyla Guerriero; Alejandra Costamagna.

7. Elige un poema y o narración breve tuya y adjúntala a este documento.
Elegí un poema muy antiguo (salió en un afiche del Aumen) y ha sido recién publicado en la antología Misión Circular (Lumen, 2020).

 

A Rimbaud

“Para volver a vernos mañana,
Como siempre”
(Inscripción en Nicho 31, Cementerio de Valdivia)

Si supieras, Rimbaud
cómo está la vida en estos días volverías a irte
y con los nuevos adelantos,
le darías unas cuantas vueltas
a nuestro pobre mundo.
Porque es verdad que todo es difícil.
Es verdad que solemos pasear nuestra precariedad
en los colectivos , gritando por la salvación del alma.
Es verdad que nuestros cementerios crecen
los llenamos de flores
y mandamos a escribir las esperanzas en cemento.
Y es verdad también
que necesitamos fuerzas como la tuya para tomar por asalto la poesía.
Sí, seguimos sufriendo por las mismas cosas.
Pero tú elegiste meterte de cabeza en el engranaje
Declarando inalcanzable la maravilla
y nosotros sólo desearíamos
que hayas estado equivocado
o que algún resabio de perversidad
te haya hecho callar otra verdad definitiva.
Porque, Rimbaud,
el hombre no puede ser tan poca cosa.

2 Comments Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s